Acerca del Proyecto

La Red por la Justicia Social en las Inversiones Globales, es un esfuerzo conjunto de varias personas y organizaciones de distintos países, que busca desafiar uno de los aspectos más anti-democráticos del orden económico mundial –las reglas que rigen la inversión internacional. Leer mas.

Multimedia

TTIP – Así es el tratado que no quieren que conozcas porque cambiará nuestras vidas

Fuente: Playgroundmag.net

Diciembre 18, 2014

Por Ignacio Pato

NoTTIP

Va, un momento. Resulta que entre memes de Pablo Iglesias en la Moncloa, Rajoy mirando al infinito y Pedro Sánchez con cara de hacertematch día en Tinder se pude colar un invitado inesperado. Se llama TTIP. No sabemos si lo conoces, pero está de camino.

TTIP son las siglas con las que se refiere el Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión. Básicamente, consiste en un tratado de libre comercio entre Europa y Estados Unidos que podría implicar la suspensión de derechos laborales, prácticas antiecológicas o el aumento de las privatizaciones.

Hablamos con Luis Rico, coordinador de la campaña No al TTIP deEcologistas en Acción, para que arroje luz sobre los peligros del tratado que se nos viene encima.

La primera pregunta es obligada: ¿qué es el TTIP?

En junio de 2013 comenzaron las negociaciones entre la UE y EE.UU. al hilo de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (ACTI o TTIP, por sus siglas en inglés) o el sueño europeo-americano, tal y como lo ha calificado el ex Secretario General de la OTAN Javier Solana. Desde entonces, ambos se están moviendo a espaldas de la ciudadanía para sacar adelante un pacto comercial que, de llevarse a cabo, tendrá un impacto más que considerable en la población.

Según el FMI, de aquí a 2015 el 90% del crecimiento mundial se generará fuera de Europa. Un tercio del mismo tendrá lugar en China. Se prevé que en 2050 ninguna de las economías más grandes del mundo sea europea. Para tratar de revertir esta tendencia, las dos potencias a ambos lados del Atlántico preparan la contraofensiva geopolítica. Así, el TTIP surge como un intento de recuperar la hegemonía occidental en el mundo, creando el área de libre comercio más grande del planeta.

¿Cómo se ha filtrado y por qué el TTIP se ha estado negociando de manera secreta? ¿Qué esconde el tratado?

El TTIP se está negociando en la sombra. La Comisión Europea ha publicado muy pocos documentos y ninguna de las ofertas concretas que se están discutiendo. Tras varias rondas de negociación, la transparencia y la comunicación con la sociedad civil ha sido nula. Los únicos documentos específicos que se conocen (sobre regulación financiera y energía) se deben a filtraciones. Ambas potencias se han comprometido a no publicar los documentos relacionados con las negociaciones durante 30 años.

El TTIP haría prácticamente imposible cualquier intento de limitar la entrada de combustibles muy contaminantes.

El tratado se centra en la eliminación de leyes a ambos lados con el fin de reducir costes para las multinacionales. El TTIP puede desembocar en la supresión de regulaciones sociales, laborales, ambientales o de seguridad alimentaria y sanitaria y suponer una merma en las libertades digitales, puesto que algo de lo que se habla mucho es dereforzar los derechos de propiedad intelectual y aumentar la vigilancia en internet.

Un capítulo especialmente polémico es el de la protección de las inversiones, por la cual cualquier inversor privado internacional puede desafiar, ante tribunales comerciales antidemocráticos y poco transparentes, cualquier legislación que interfiera con sus beneficios. Son los tribunales de Solución de Controversias entre Inversores y Estados (ISDS en inglés). Por ejemplo, una moratoria al fracking o una regulación sanitaria para prohibir el uso de sustancias tóxicas pueden ser objetos de demandas.

¿Cómo han enfocado y negociado el TTIP los partidos políticos españoles?

PSOE y PP han dado su apoyo incondicional al proyecto, aunque el PSOE se ha mostrado receloso del mecanismo de Solución de Diferencias entre Inversores y Estados (ISDS). UPyD, CiU y PNV también lo han apoyado. Todos los partidos que componen la Izquierda Plural y Podemos se oponen al total de las negociaciones.

De aquí a 2015 el 90% del crecimiento mundial se generará fuera de Europa. Para tratar de revertir esta tendencia, Europa y Estados Unidos preparan el área de libre comercio más grande del planeta.

¿Cómo afecta a la ecología el tratado?

Uno de los grandes objetivos de las transnacionales en el TTIP es rebajar las normas ambientales. También ataca con especial énfasis el Principio de Precaución sobre el que se basan varias directivas ambientales, como la que regula las sustancias químicas peligrosas o las normas de seguridad alimentaria. La industria propone obviar la dificultad de probar la peligrosidad de sustancias que actúan a largo plazo y en combinación con múltiples factores.

A este marco desregulador se suman las empresas energéticas cuyo objetivo es extraer petróleo y gas no convencional. Las negociaciones del TTIP pueden ser usadas para tumbar las prohibiciones del fracking. A su vez haría prácticamente imposible cualquier intento de limitar la entrada de combustibles muy contaminantes, como las arenas bituminosas o el gas de esquisto.

¿Cómo se traducen los peligros del TTIP en materia de seguridad alimentaria? ¿Es cierto que van a comercializarse productos hasta ahora prohibidos?

Los negociadores europeos aseguran que no van a renunciar a unas normas europeas que garantizan la seguridad alimentaria. Sin embargo, la armonización de las leyes europeas y estadounidenses que busca el TTIP no se cerraría con su firma, sino que abriría un proceso de permanente revisión de la legislación europea en el que los lobbies agroindustriales puedan recomendar cambios en el futuro. Ha sido precisamente este sector el que más reuniones ha mantenido sobre el TTIP con la UE.

Otro aspecto no mencionado por los negociadores es el “reconocimiento mutuo”, por el cual un producto aprobado en su país de origen sería automáticamente apto para la importación por parte del resto de países firmantes.

Los documentos que se conocen se deben a filtraciones. Ambas potencias se han comprometido a no publicar los documentos relacionados con las negociaciones durante 30 años.

¿Podemos considerar el TTIP un ataque a la democracia?

El TTIP es una vuelta de tuerca más sobre las políticas neoliberales que ya estamos sufriendo. No se diferencia de otras políticas de ajuste estructural de la Troika como las privatizaciones, desregulación laboral, desregulación ambiental o control del gasto público. Desde ese punto de vista, en que el pueblo pierde cada vez más soberanía en favor de los intereses de las grandes corporaciones, el TTIP supone la continuación y consolidación de un proceso constante de ataque a la democracia que llevamos sufriendo desde la entrada de la crisis.

En 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio entre Canadá, EE.UU. y México (TLCAN). ¿Se puede equiparar éste con el TTIP? ¿Cuáles han sido sus efectos en estos países?

Aunque parten de momentos y relaciones de poder diferentes, son tratados semejantes. El TLCAN ha hecho perder en EE.UU. más de un millón de puestos de trabajo que se han trasladado a la zona fronteriza mexicana, donde existe un complejo de maquilas que ofrecen empleo en condiciones de extrema precariedad. Es un tratado que ha reforzado el dumping de productos agrícolas desde EEUU y la desarticulación el campesinado mexicano. Un tratado que acumula el mayor número de denuncias por parte de multinacionales para revocar leyes sobre protección del medioambiente y de las personas. Y sobre todo un tratado que, en los tres países, ha supuesto el aumento de diferencias entre las personas más ricas y las más pobres.

Si alguna virtud tiene el TTIP es la de aglutinar todas las luchas de resistencia que encontramos en la actualidad.

¿Se conoce algo sobre la agenda de aprobación y entrada en vigor del TTIP?

Las perspectivas más optimistas de la UE hablaban de finalizar las negociaciones a finales de 2015. Tras esto habría un periodo de más de un año de verificación de la legalidad del documento, traducción a los idiomas oficiales de la UE, aprobación en el Parlamento Europeo y, en el caso de que sea un tratado mixto como el resto de TLC’s de la UE, aprobación en los parlamentos de los estados miembros. Pero las negociaciones, en parte por la presión popular y en parte por discrepancias con algunos estados miembros, van más lentas de lo esperado.

¿Va a debatir el contenido del tratado el Parlamento Europeo o directamente se producirá su votación a favor o en contra?

El Parlamento Europeo sólo tiene acceso a alguna información, la que reportan los negociadores y a los documentos, muchos de ellos con partes censuradas, que pueden leer en el reading room, al que entran sin bolis, papel, cámaras o móvil. Pero no forma parte de las negociaciones ni puede introducir enmiendas. Su única función es aprobar o rechazar el texto.

¿Consideráis que es posible detener el TTIP a tiempo? ¿Cómo ha de traducirse concretamente la presión popular?

En América Latina la unión de todos los movimientos sociales fue capaz de parar el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas. Con ello se pararon las políticas neoliberales que llevaban sufriendo más de una década. Aquí podemos hacer algo similar parando, no solo el TTIP, sino revirtiendo las políticas de ajuste estructural que estamos sufriendo en la actualidad. Si alguna virtud tiene el TTIP es la de aglutinar todas las luchas de resistencia que encontramos en la actualidad. Plataformas en defensa de los servicios públicos, la sanidad, la educación o la cultura, colectivos ecologistas, sindicales, de agricultores, de hackers, de cultura libre, etcétera. Incluso los movimientos municipalistas que hay en la actualidad tienen mucho que decir ante un tratado que puede maniatar las políticas locales.

Experiencias de resistencia anteriores ya han demostrado que se puede tumbar tratados similares al TTIP

 

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ayudanos a combatir SPAM: *

*