Acerca del Proyecto

La Red por la Justicia Social en las Inversiones Globales, es un esfuerzo conjunto de varias personas y organizaciones de distintos países, que busca desafiar uno de los aspectos más anti-democráticos del orden económico mundial –las reglas que rigen la inversión internacional. Leer mas.

Multimedia

AGENDA DE LIBRE COMERCIO DE CANADÁ: Perjudicando la democracia y premiando el despotismo

Fuente: Alianza Social Continental

Alianza Social Continental, Red Quebequense frente a la Integración Continental, Fronteras Comunes
COMUNICADO DE PRENSA
Elecciones 2011

(Montreal y Ottawa, Abril 27 de 2011) Desde su llegada al poder, el gobierno minoritario de Stephen Harper promovió intensamente el libre comercio, dando preferencia a déspotas extranjeros, al tiempo que cerró los espacios para la democracia en casa. Numerosas organizaciones canadienses y quebequenses demandan al partido que integrará el nuevo gobierno que implemente una nueva política exterior y un cambio de enfoque en materia de relaciones comerciales.

El gobierno de Harper está avanzando rápidamente y en secreto para completar un TLC con la Unión Europea, sin duda el acuerdo más ambicioso que haya podido negociar Canadá, que reestructurará fundamentalmente nuestras economías a nivel nacional y local, al tiempo que socavará la política ambiental, de servicios públicos y los procesos democráticos de toma de decisiones. De la misma manera, Harper ha premiado a los inversionistas extranjeros por demandar a Canadá bajo las cláusulas inversionista-Estado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, al tiempo que los inversionistas canadienses aplauden las negociaciones comerciales de Canadá con algunos de los peores violadores de derechos humanos del continente, como Colombia y Honduras.

Nosotras y nosotros, redes y organizaciones de la sociedad civil de Canadá y Québec decimos ¡Ya basta!
Terminar con las cláusulas inversionista-Estado en los acuerdos comerciales

Para Fronteras Comunes-Canadá y la Red Quebequense frente a la la Integración Continental, los acuerdos comerciales inspirados en el viciado TLCAN conllevan el riesgo inaceptable de reducir el derecho de los gobiernos a decidir sobre sus políticas públicas. Prueba de ello es el reciente pago, en agosto del 2010, del monto record de $130 millones dado a la empresa AbitibiBowater por el gobierno de Ottawa.

Cabe recordar que AbitibiBowater cerró su fábrica de pulpa y papel en Grand Falls-Windsor, Newfoundland y Labrador (NL) en 2008 y reclamó el derecho a vender todos sus activos, incluyendo las licencias de explotación maderera y permisos por el uso de agua que le fuero otorgados. Pero siendo concesiones públicas, estos permisos son propiedad de la Provincia, más no de empresas privadas. Cuando el gobierno de NL decidió recuperarlos, lo cual es un derecho reconocido por la ley canadiense, AbitibiBowater esquivó el sistema legal canadiense y desafió al gobierno de NL ante un tribunal del TLCAN. En lugar de defender el principio de la propiedad pública, el gobierno federal aceptó el reclamo de AbitibiBowater aún antes de que éste pudiera oírse.

Llamamos al siguiente gobierno de Canadá a seguir el ejemplo de Australia y eliminar las cláusulas inversionista-Estado de los tratados de libre comercio, incluyendo el TLCAN.

Rechazo al acuerdo de perímetro de seguridad con Estados Unidos

En febrero pasado Stephen Harper y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama anunciaron la creación de un “perímetro de seguridad”, un plan que fue elaborado en secreto y cuyos detalles no pueden ser compartidos con el Parlamento o con el público- aún cuando representa un riesgo para la soberanía canadiense.

Desde el “9/11”, el sector privado ha venido insistiendo en que Canadá y México deben acoplarse a la agenda de seguridad de Estados Unidos. El plan “Más allá de las Fronteras” de Harper y Obama habla de una comprensión común sobre el “entorno de amenazas”, el cual creemos que inevitablemente estará definido por los intereses de Estados Unidos. Esta idea de perímetro de seguridad implica el establecimiento de un área exterior patrullado de manera conjunta pero bajo el control de Estados Unidos. Otro resultado posible sería la fusión de las informaciones personales de las y los canadienses en bases de datos comunes accesibles al aparato de seguridad y a las autoridades legales estadounidenses.

Llamamos a las y los canadienses a oponerse al plan secreto de seguridad Más allá de las Fronteras.

No a los tratados comerciales con déspotas

Negociar un tratado con países como Colombia, Honduras, y más recientemente Panamá, envia al resto del mundo la señal de que Canadá es un país donde la búsqueda de ganancias de mineras y bancos está por encima de los derechos humanos. A pesar de los asesinatos sistemáticos de docenas de sindicalistas cada año en Colombia, Conservadores y Liberales se unieron para acelerar la ratificación del TLC Canadá-Colombia en el parlamento antes del receso de verano de 2010. Canadá acaba de firmar un tratado de comercio con Panamá, un país ampliamente conocido como “paraíso fiscal” que se hace el ciego ante el lavado de dinero de los carteles de drogas. Canadá está comprometido actualmente en una serie de negociaciones comerciales confidenciales con el gobierno ilegítimo de Honduras –un país que perdió su asiento en la Organización de Estados Americanos debido al reciente golpe de Estado y a las permanentes violaciones a los derechos humanos. La imagen existente de Canadá como el “buen vecino” está siendo destruida ante nuestros ojos y no podría haber una prueba más clara de ello que el reciente voto en contra de un puesto para Canadá en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La política exterior canadiense y las orientaciones en materia de comercio se deben discutir

La Red Quebecquense por la Integración Continental y Fronteras Comunes-Canadá condenamos la ausencia de discusiones sobre política exterior en la actual campaña electoral federal. Es el momento de que los candidatos discutan y compartan su postura en torno a la agenda de libre comercio que contribuye a hacer de Canadá y del mundo entero un lugar mucho más desigual, al tiempo que destruye nuestra imagen en el escenario internacional. El próximo gobierno canadiense debe comprometerse a impulsar un debate de fondo sobre la creación de un modelo alternativo de integración, que favorezca la distribución equitativa de la riqueza y garantice los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de los pueblos, por encima de las ambiciones de las empresas transnacionales y su búsqueda de ganancias a cualquier costo.

Contactos

Fronteras Comunes: Rick Arnold, tel. # (905) 352-2430; comfront@web.ca

RQIC: Pierre-Yves Serinet, tel. 514-276-1075; rqic@ciso.qc.ca

2 comments to AGENDA DE LIBRE COMERCIO DE CANADÁ: Perjudicando la democracia y premiando el despotismo

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ayudanos a combatir SPAM: *

*